RUTA SUKIA

5 días/4 noches

Día 1: Llegada a Santa María de Dota: 9:00 a.m. El guía local estará esperando en el centro de Santa María de Dota, frente a la iglesia católica. Visita a la Cooperativa de Café en Santa María de Dota, donde aprenderemos acerca del cultivo, cuidados, siembra y procesos necesarios para que esta preciada bebida llegue hasta su taza.
Degustación incluida. Almuerzo en ParrasCarte, una típica soda de dos jóvenes emprendedoras de la localidad. Luego, transporte privado a Cedral de Santa María de Dota. Hospedaje en la Fundación Nubotrópica, puerta a la Reserva Forestal Los Santos.
Fundación Nubotrópica, fundada en 1996 por la Municipalidad de Dota, el MINAE, las universidades estatales (ITCR, UCR, UNA), el ICT y cámaras locales. Su misión es preservar la Reserva Forestal Los Santos, de 63 mil hectáreas, que alberga las cuencas de los ríos Parrita, Naranjo y Savegre.

Día 2: Santa María de Dota – Campamento Betania: 5:30 a.m. Desayuno. A las 6:00 a.m. (temporada lluviosa abril-nov) ó 7:00 a.m. (temporada verano dic-marzo), se toma taxi por 1,5 horas aprox. (16 kms), hacia Cruce Las Rejas (1800 msnm), camino montañoso y arcilloso con miradores al Pacífico. Las vistas son magníficas. Desde Cruce Las Rejas se comienza la caminata hacia Betania por aprox. 8 horas (16,5 kms), atravesando la Reserva Forestal Los Santos. Dificultad: intermedia.
Reserva Forestal Los Santos: comprende unas 63 mil hectáreas de bosques nubosos primarios, secundarios, cafetales y repastos. El paisaje característico de este espacio nos muestra un mosaico donde coexisten los ecosistemas naturales con los culturales, matizado por una alta diversidad biológica, que le impregna un sabor natural a lo largo de sus muchos recorridos. El visitante podrá degustar en las diferentes sendas del Savegre, un conjunto de atractivos, que van desde las claras y ruidosas aguas de los torrentes de montaña, los apacibles robledales de altura, hasta las actividades cotidianas de las pintorescas comunidades rurales mimetizadas con el bosque. Esta área comprende uno de los lugares con más diversidad biológica del país, y constituye, entre otras funciones, un eslabón clave entre los parques nacionales Manuel Antonio y Tapantí. Los senderos son estrechos, con tramos resbaladizos o que requieren atención por la abundancia de obstáculos como rocas, barro, vegetación densa, así como precipicios o barrancos. El terreno es quebrado. Es probable que el guía tenga que utilizar su machete para despejar un poco el camino. Se atraviesan varios riachuelos poco profundos pero que mojan, generalmente esta dificultad es recompensada por una catarata cercana, de las que abundan, ya que este lugar es literalmente un oasis de gran importancia para la conservación de cuencas hidrográficas y preservación de la biodiversidad. Es un hábitat para el quetzal y otras hermosas aves como el trogón. También para colibríes, pavas, mariposas multicolores, ranas, monos carablanca y colorado, saínos, zorros, mapaches, coyotes, pizotes, ratones de montaña y felinos como jaguares, cauceles y leones breñeros. En tierra, es indudable la presencia de muchas dantas, sus huellas se ven constantemente en el camino, pues gustan de comer el llamado culantrillo de danta, una planta que abunda en estas zonas. También hay serpientes como la toboba, la lora y la coral. En lo que concierne a flora, esta reserva contiene árboles muy altos y con muchas plantas epífitas (orquídeas, bromelias y helechos). Aquí se encuentran: el roble, roble encino, cacho de venado, arrayán mora, magnolia y jaúl. También hay especies como el murta, tirrá, guaba, quina, horquetilla, papayillo, cucaracho, quizarrá, duraznillo, picarillo, palmitos, palo de paja, helechos arborescentes, rabo de mico, copey, cirrí cañuela, lorito, ciprecillo, sombrilla de pobre, cedrillo, arrayancillo, candelillo y nance macho. El
bosque se caracteriza por la alta humedad y temperaturas frescas, y por estar cubierto de nubes frecuentemente.
Almuerzo en la montaña en el Cerro La Flecha. Llegada aproximada a las 4 p.m. al campamento Betania, café de bienvenida. Cena y hospedaje con baño compartido en camas y tiendas. Betania está a una altura de 900 msnm y las temperaturas están entre los 18º y 25º, las noches son frescas, pero para ello se provee de ropa de cama abrigadora. Es una casona de dos plantas en un potrero en medio del bosque y rodeada de montañas. Al amanecer la vista al bosque es espectacular, junto al ruido de las aves a su alrededor!

Día 3: Campamento Betania – Ranchos Tinamú: caminata de 6 horas. Descenderemos desde los 900 msnm en campamento Betania hasta los 840 msnm en San Isidro de Santa María de Dota. Sin embargo, no todo el recorrido es en descenso, pues por la presencia de más riachuelos que hay que atravesar, como el Río Bomba, tendremos que primero descender hasta los 600 metros y luego iniciar un fuerte pero corto ascenso hasta los 840 metros. Dificultad: intermedia. En este recorrido predominan los pastizales y vacas en libertad por donde caminamos. Se tienen excelentes vistas hacia la montaña y la grandiosa catarata La Bomba, que casi siempre la tendremos a nuestra derecha, pues la vamos rodeando. Conforme nos
vamos acercando a San Isidro de Santa María, se van apreciando más casitas de campo. La mayor parte del camino se realiza por pasos para ganado, por lo que las condiciones son de bastante barro. Dificultad: intermedia. Almuerzo donde doña Lucrecia, amante de las orquídeas y quien nos mostrará las de su jardín. Ya después de aquí y siguiendo hacia Ranchos Tinamú, es posible vislumbrar en el horizonte la costa Pacífica y las playas de Manuel Antonio. Llegada aproximada a las 2 p.m. a Ranchos Tinamú con refresco de bienvenida. Por la tarde, visite la Catarata Olla de la Bruja y disfrute de un refrescante chapuzón! Cena. Hospedaje en cabañas con baño compartido.

Día 4: Ranchos Tinamú – Reserva Los Campesinos: desayuno en Ranchos Tinamú, todo un espectáculo con los colibríes que llegan también a desayunar con el néctar de las flores de doña Consuelo! Luego, caminata hacia Quebrada Arroyo de Quepos, buscando la Reserva Los Campesinos. Descenderemos por caminos de lastre, trillos y senderos entre bosque secundario hasta llegar a la Posada Los Campesinos (270 msnm). Dificultad: intermedia, duración de 6 horas aproximadamente. Merienda de camino en el Cerro Nara. Almuerzo tarde en Los Campesinos. Después, junto a la
posada, visite la Poza de Olivo, cruzando un puente colgante suspendido a 40 metros de altura y de 127 metros de largo sobre la catarata Los Chorros. Baño en las cristalinas aguas de la Poza de Olivo. Cena y hospedaje en cabañas con baño privado. Reserva Privada de Los Campesinos: es un bosque tropical lluvioso con presencia de helechos, bromelias y palmeras. También aquí habitan monos, perezosos, guatusas, pizotes, tepezcuintles, zorros, aves, mariposas multicolores (la morpho o mariposa azul es visible) e insectos. Es territorio de ranas, serpientes no venenosas y venenosas como la terciopelo y mano de piedra.

Día 5: Reserva Los Campesinos – Londres de Quepos: después del desayuno, caminata de salida por camino de lastre (2 horas, dificultad: baja), hacia Londres de Quepos. Almuerzo en Londres de Quepos con la familia Valverde Parra en su rancho rústico. Fin de los servicios.

Incluye: 4 noches de hospedaje, 4 desayunos, 5 almuerzos, 4 cenas, 4 refrigerios, transporte privado el primer día desde Santa María a Cedral, transporte terrestre 4WD el segundo día desde Cedral a Cruce Las Rejas, actividades mencionadas y
guiado local en español.





Contactar

*Campo obligatorio

Veure en CatalàWatch in English